El tema central de este Blog es LA FILOSOFÍA DE LA CABAÑA y/o EL REGRESO A LA NATURALEZA o sobre la construcción de un "paradiso perduto" y encontrar un lugar en él. La experiencia de la quietud silenciosa en la contemplación y la conexión entre el corazón y la tierra. La cabaña como objeto y método de pensamiento. Una cabaña para aprender a vivir de nuevo, y como ejemplo de que otras maneras de vivir son posibles sobre la tierra.

jueves, 8 de diciembre de 2016

Te erijo una cabaña

Te erijo una cabaña

  

 (Versión de Riggas Kapato y Carlos Montemayor)




Te erijo una cabaña, por los siglos de los siglos.
Un jardín para pasear, un arroyo para contemplarte,
un cercado verde para que te refugies del viento
que atormenta a los desnudos, por los siglos de los siglos.
Erijo tu imagen sobre los cerros
para que ondee el atardecer tu falta con dos rosas, 
para que se incline el sol frente a ti sin que se oculte,
para que bajen los pájaros a beber en tus palmas
el agua de mis ojos de infancia, por los siglos de los siglos.




jueves, 17 de noviembre de 2016

El Libro tibetano de los muertos







LEONARD COHEN NARRA LA HISTORIA DE “EL LIBRO TIBETANO DE LOS MUERTOS” 

ABRIL 08, 2014 POR FAENA ALEPH PUBLICADO EN: INSPIRACIÓN METAFÍSICA Y MISTICISMO 

En un documental realizado por el National Film Board de Canadá, Cohen, junto con practicantes del budismo tibetano, elucidan lo que este antiguo texto hace por las personas que mueren. 


El Libro tibetano de los muertos es una de las más grandes obras creadas por cualquier cultura y el texto más significativo de la tradición budista en Occidente. Se dice que el libro fue compuesto por el gurú indio Padmasambhava, quien introdujo el budismo al Tíbet en el siglo VIII. Como cientos de sus enseñanzas, el texto fue supuestamente transcrito en un lenguaje críptico y escondido como un “texto tesoro”, para ser descubierto en un momento propicio para su transmisión. Karma Lingpa, un terton “buscador de enseñanzas ocultas”, lo encontró oculto en una montaña en el Tíbet y se dice que lo descifró para transmitírselo oralmente a su hijo. Pasaron varias generaciones antes de que finalmente fuera pasado al papel, y se convirtió en una de las enseñanzas centrales del canon del budismo tibetano. 
La primera traducción al inglés apareció en 1927, editada por un teósofo norteamericano llamado Walter Evans-Wents, que se encontró con el texto en un viaje la India. Fue él quien, no con poca percepción, decidió llamarlo The Tibetan Book of the Dead. A muy grandes rasgos, el Bardo Thodol, como se le llama en el Tíbet, es una guía para aquellos que acaban de morir, y está hecha para ser leída mientras los muertos transitan por los intervalos de una vida a la siguiente. 
Como bien lo ilustra la serie, narrada nada menos que por Leonard Cohen, en la tradición tibetana el tiempo que pasa durante el “intervalo” o “bardo” es de 49 días después de la muerte de una persona. Durante ese tiempo, un practicante budista -normalmente conocido del muerto- lee una sección del texto cada día (con repeticiones de 3 a 7 veces) en el lugar más personal del recién fallecido, que normalmente es su recámara. No es necesario que el cuerpo del difunto esté presente, ya que, según la filosofía, su mente estará constantemente visitando su casa, sobre todo durante los primeros días. 
Todo esto está detalladamente explicado en esta serie de documentales en dos partes, realizada en 1994, que a su vez nos da una mirada íntima a la ceremonia de la muerte en la tradición. El National Film Board de Canadá, que produjo la serie, hizo bien al escoger a Cohen como narrador. No sólo su voz profunda se antoja como la voz que quieres que te lea los textos cuando mueras, sino que a partir de narrar este documental, el músico comenzó un viaje espiritual que lo llevaría a convertirse en monje de la tradición budista zen dos años después. 
El libro tibetano de los muertos siempre ha presentado un problema fundamental, que se disuelve muy bien en esta serie. El afán de compararlo con el Libro egipcio de los muertos, por ejemplo, o con otros libros sobre mitología y folclor oriental, evaden el punto. El libro tibetano de los muertos, en palabras del lama Chögyam Trungpa, “no está basado en la muerte como tal, sino en un concepto completamente diferente de la muerte”. Es un “Libro de espacio”, apunta Trungpa, “que contiene el nacimiento y la muerte”. Es por ello que es un texto tan enorme y tan trascendente. 
Vale la pena ver y escuchar este documental para saber más al respecto del Bardo Thodol, pero sobre todo para retomar la actividad de pensar en la muerte. 


.

miércoles, 16 de noviembre de 2016

THE LAKE ISLE OF INNISFREE




El poeta irlandés William Butler Yeats describía esta necesidad en La Isla del Lago: Innisfree (leer la versión original en inglés, The Lake Isle of Innisfree). La búsqueda del sonido interior primigenio, reflejado en la naturaleza (exterior universal, conexión con el panteísmo y estoicismo):



"ME LEVANTARÉ y partiré ahora, partiré hacia Innisfree,
Y construiré allí una pequeña cabaña, hecha de arcilla y zarzas:
Nueve surcos de judías tendré allí, y una colmena,
Y viviré solitario, entre el zumbar de las abejas.

Y encontraré allí paz, paz que gotea lentamente,
Desde los velos de la aurora hacia donde el grillo canta; 
Allí la medianoche es toda un tenue brillo, y el mediodía es de un fulgor púrpura,
Y el atardecer se llena de las alas del tordo.

Me levantaré y partiré ahora; pues siempre, de noche y de día, 
Escucho el apagado rumor del agua en la ribera,
Y mientras permanezco sobre la vereda, o sobre la gris acera,
Lo escucho en lo mas hondo de mi corazón."




THE LAKE ISLE OF INNISFREE
By William Butler Yeats

I will arise and go now, and go to Innisfree, 
And a small cabin build there, of clay and wattles made; 
Nine bean rows will I have there, a hive for the honeybee, 
And live alone in the bee-loud glade. 

And I shall have some peace there, for peace comes dropping slow, 
Dropping from the veils of the morning to where the cricket sings; 
There midnight's all a-glimmer, and noon a purple glow, 
And evening full of the linnet's wings. 

I will arise and go now, for always night and day 
I hear lake water lapping with low sounds by the shore; 
While I stand on the roadway, or on the pavements gray, 
I hear it in the deep heart's core. 

1892




domingo, 7 de agosto de 2016



El atardecer anuncia la noche




... y la noche se funde con el molino,



en un fundido encadenado




sábado, 30 de julio de 2016



“La Tierra no es meramente un fragmento de historia muerta, colocada estrato sobre estrato como las hojas de un libro, para que la estudien sobre todo geólogos y anticuarios, sino que es poesía viviente al igual que las hojas de un árbol”

("Walden" de Thoreau)





domingo, 24 de julio de 2016




"Odiaba el lugar y el habla ordinaria de su gente. (…) Pero al día siguiente se despertaba y el aroma de la tierra en su rostro casi la hacía llorar de tanta belleza...".
('Sunset Song', de Terrence Davies)





jueves, 23 de junio de 2016

El conjunto



(...) Lo esencial es el conjunto. Una mirada enamorada es panorámica."
(-El placer de contemplar. Joaquín Araújo)








miércoles, 22 de junio de 2016

Un año en los bosques


"El sol ya está alto, es tarde para los cárabos. Conozco al hombre al otro lado del río, y sé que tiene que estar cabreándose. Probablemente esté sentado en un tronco húmedo, con los pies y las piernas ateridos y con calambres provocados por la inmovilidad. También conozco al otro cazador, al del reclamo para pavos. Esta semana, lo que esos dos hombres quieren es un pavo muerto.

Yo también quiero un pavo, pero el mío lo quiero vivo y en una semana veré cumplido mi deseo y los oiré graznar al amanecer. Pero quiero más. Quiero azulillos índigo cantando sus pareados a primera hora de la mañana. Quiero leer José y sus hermanos de Thomas Mann otra vez. Quiero hojas de roble y flores de cornejo y luciérnagas. Quiero saber cómo está la tierra en Coon Holllow, al norte. Quiero que Asher se entere de lo que les pasa a los ácaros del oído de las polillas en invierno. Quiero enseñarles a Liddy y a Brian las enormes rocas que hay al fondo de la hondonada del arroyo. Quiero saber mucho más sobre las arañas morgaño. Quiero escribir una novela. Quiero bañarme desnuda en el río al calor del sol.
Por eso he dejado de dormir en la cabaña; una casa es demasiado pequeña, demasiado restrictiva. Quiero el mundo entero, y también las estrellas".